vagina dentata organ
       "cristall music"
                                                       

 

   Barcelona, 5 de octubre 2007.  Auditori del MACBA (Festival LEM)

 


por Antoni Mateu Biosca

“El verdadero torero no se enfrenta a la muerte,
  sino a sus propios fantasmas”

apoteósico, magistral, monumental         

   Introducción-entrevista

¿Vale la pena explicar quién es Jordi Valls y qué es Vagina Dentata Organ? No =>.


El mismo día del concierto (sic) volvía por la calle Elisabets hablando con mi mujer, cuando de pronto hubo un cortocircuito. Ella dijo “Es Jord...”, yo no sé qué le decía y él se giró. Era Jordi Valls. Había reconocido mi voz. Le acompañamos hasta Boadas para bendecir el encuentro con sendos drys martinis.

—Ayer vi en el suplemento de El Periódico casi una página dedicada al concierto de hoy. Menuda sorpresa. Parece aquello que alguien llama mainstream pero que nunca sé qué coño es...

—Mejor que de coños hablemos de la Vagina. Pero antes que nada brindemos, aunque no sea la hora del Angelus, por la noche que nos espera. Cristall Music es la liturgia que he orquestado —y nunca mejor dicho... ja, ja, ja...— para esta noche. ¡¡¡La comunión del espectro de Salvador Dalí, de la música de Enrico Toselli, de los tambores y del satanismo nada explícito, entre otras cosas!!!

ver la receta de Jordi Valls
¿cómo se prepara un dry martini?

—Pues menudo mejunje...

—No digas obscenidades. Una liturgia, una misa sacrílega, donde la ortodoxia y la heterodoxia se entremezclan...

—Y todo ello en el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona, el MACBA. No sé si es un honor para ellos o para ti.

—Los museos, y precisamente éste y otros de la misma calaña, son las cárceles del arte. El arte está en todas partes menos en los museos, como la música, que nunca está en los cedés... ¡Jamás he comprado un cedé! Volviendo al arte, Damien Hirsth dijo que el arte es la nueva medicina. Lo niego rotundamente. El arte es una droga que sana... Y volviendo a tu pregunta: más que un honor mutuo es un mutuo sacrilegio. Ahora te lo puedo decir: al final de la ceremonia romperé un espejo: espero que al menos tenga siete años de mala suerte el MACBA.

—Brindemos por ello. ¿Al final presentas tu nueva obra artística: tu nuevo cedé, o tendremos que esperar unas semanas?

—Ha habido suerte. El nuevo cedé se presenta hoy, después de pasar por la Església del Pi para que fuera bendecido... Uno tiene apóstoles en todas partes. Somos una secta. Music for the Blind es un nuevo peldaño hacia el paraíso lleno de vírgenes en el que creen los musulmanes, mejor esto que estar en el cielo al lado de santos jugando al mus todo el día o, peor, toda la eternidad.

—Hacía muchos años que no te veía tan animado. Tu vuelta a Cataluña te ha inspirado.

—No es por nada, pero este país inspira mucho, pero que mucho... Lo siento mucho. Tengo que dejarte porque aún tengo que ensayar y acabar de perfilar algunos detalles... El Altísimo nunca duerme y hay que estar siempre en guardia.

 

   Cristall Music

El breve auditorio del MACBA sin butacas. Entra la gente y se sienta en el suelo: ¡¡¡Díos mío, pero si esta juventud ha nacido cansada!!!! Pasa el tiempo y se mezclan las edades: “Desde La Edad de Oro que no ha actuado, y de esto hace más de veinte años, excepto en algún vernisage con alguna acción...”, “No sé nada de él excepto lo que he visto en YouTube. Es que en el 84 yo aún no había nacido”... Vaya, vaya.

Por los altavoces deja de sonar el hilo musical —menos mal que sólo era un hilo y no una soga— y empieza a escucharse música clásica que poco a poco deja paso a la pesadilla sónica de Un Chien Catalan, las peroratas de The Perpignan Killings y la sepulcridad de The Great Masturbator. Silencio. Aparece una violinista, Bernarda Jones, que interpreta una pieza popular de Enrico Toselli, la música con que se recibía en el Maxim’s de París a Salvador Dalí. Entran a acompañarla una viola, a cargo de Irene Argüello, y un violonchelo, el de Oriol Aymat, todo un trío de cuerda, que desarrollan de nuevo la composición de Toselli y alguna otra de Bach y Schubert. El espíritu de Dalí se manifiesta en unos breves estertores, ¿o era el respirar de los intérpretes? Cuando la juventud aún sentada ya empezaba a moverse a causa de los glúteos entumecidos y las cabezas se giraban al compañero de turno para hacer algún comentario —¿llegará el día que en los conciertos se respete el silencio?— se empieza a mezclar la música “clásica” con el sonido de los tambores de la Malèfica del Coll de Gràcia... Entre el público se cuelan los timbales y, por fin, todo el mundo en pie.

En el ruedo —repito: en el ruedo— formado por los timbales aparece Jordi Valls, de escrupuloso negro y ataviado con sombrero veneciano y una máscara veneciana: la del cartel: la que llevaban los médicos cuando la peste asolaba la ciudad italiana: los ingenuos doctores llevaban estas máscaras con un gran pico, en que colocaban y quemaban unas hierbas para defenderse de la peste. Si primero Jordi Valls dirigía los tambores, poco a poco su dirección deviene una danza más que tribal, catatónica, extática... Su desaparición del ruedo hace que aparezca en el escenario, donde empieza a destrozar las 666 botellas que cubrían la pared del fondo. A golpes sobre una roca, con un bate, contra el suelo, las 666 botellas se transmutan en una alfombra de la que brota música. En sala se mezclan el sonido de los timbales y el sonido de los cristales de los altavoces: estrépito de destrucción, pasos sobre la destrucción... El silencio de Jordi Valls mezclado con el delirio del público. La sangre mana de sus brazos. Trozos de botellas llegan hasta el techo. En los oídos se mezclan gritos, tambores, cristales vilmente golpeados o tristemente pisoteados. El éxtasis persiste. Jordi Valls, ciego como los ojos de su último disco, baila ya sin máscara alrededor de los tambores una suerte de mística tribal. Vuelve al escenario a seguir agitando la masa con el destrozo de cristales. [Por mi oreja izquierda escucho los tambores y por la derecha, a través del cercano altavoz, el cristalino sonido de los zapatos de Jordi Valls andando sobre la destrucción.]

Los liturgiantes desaparecen por donde han venido y la liturgia ha terminado.

Entre el público reacciones de todo tipo, básicamente buscando explicaciones racionales a la sinrazón. Obviamente, si no se re/conoce que la música de Toselli estaba relacionada con Dalí es un paso atrás, pero lo más importante es la reacción visceral que produce Cristall Music más que intentar asimilar, razonar, racionalizar y comprender lo que significa todo ello.

Quizá sean veinticuatro años los que han pasado desde la actuación de Vagina Dentata Organ, pero durante este casi cuarto de siglo nunca hemos perdido el hilo de qué han hecho Vagina Dentata Organ y Jordi Valls en todos estos años. Una línea continua dedicada a acabar con todas las almas cándidas (si existe el alma y, si es el caso, si todavía las hay de cándidas) de este mundo y, si los hay, de otros.

Tras la actuación, Jordi Valls comentaba que se había sentido como un torero —no me atreví a preguntarle si había tenido un orgasmo durante su corrida— y que había sentido como exorcizaba algunos fantasmas que le aturdían desde hacía años. Seguro que ahora los encuentra a faltar.

   Music for The Blind

Cuarto cedé de Vagina Dentata Organ y octava obra contando sus cuatro anteriores elepés. Toda una sorpresa. Catorce minutos y treinta y ocho segundos repartidos en cinco breves temas. Realizado entre Londres y Barcelona y made in Catalonia. Una sabia mezcla de la castración visual humana y de la belleza sonora. Un regalo para la vista y los oídos. Como todos sus discos: imposible de olvidar.

PD: curioso que el artículo de Julián Álvarez también hable de toros… =>

                                                                                                                         en catalá =>

 

Antoni Mateu Biosca
5-6.10.2007
fotos © cinisme i estoïcisme (excepto los 2 carteles)
    [escuchando Music for The Blind de Vagina Dentata Organ
     y Encounter de Itaru Oki & Otomo Yoshihide]                                                   





         crónicas de conciertos            ValladolidWebUnderground

 

para improperios y cagarsendios =>